jueves, 2 de septiembre de 2010

Comenzar de nuevo

Superada la contusión existencial que todo reinicio implica; puedo escribir una breve nota desde la nueva orilla. Un mar ancho y ya no tan ajeno se extiende entre mis pies descalzos y allá, lejos, adonde alcanza a ver mi vista. Si me diera vuelta, podría contemplar la silueta aun visible, aunque ya algo difusa del territorio dejado atrás. Pero no lo hago. Cuando un día de febrero (hace ya unos ocho años), salí del espacio donde nací y decidí no regresar, aprendí la lección. Cuando das un paso así; cuando quieres comenzar de nuevo, debes ser radical. "Cortar por lo sano". Aunque prefiero los claros oscuros, en una situación así no hay espacio para decisiones a medias. Convéncete que el ayer es eso, pasado, espacio que no te pertenece. Déjate llenar por todo lo que es ahora presente y desde ya futuro. "No mires atrás". Lo que del pasado tenga valor (tu bagaje, los afectos), se quedará contigo definitivamente, guardado en algún sitio de tu mente donde no lacera. Lo que busques a propósito, avasallado por la nostalgia, será lastre que te mantendrá en la orilla. Una sensación desagradable de pies inmovilizados y salpicaduras frías permanecerá y no podrás entrar al agua, ni sentir la sensación de libertad que produce un baño de mar desnudo, y seguir avanzando hasta que esa linea, que hoy fue futuro, se convierta en presente. Y quieras comenzar de nuevo.

3 comentarios:

susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yo dijo...

me encanta

Anónimo dijo...

The moment is now! Muy bueno Alex. Abrazo